¿QUIÉNES SOMOS?

En noviembre de 2017 se constituía en Madrid la Asociación por una España Federal, que sería presentada en septiembre de 2018 a la sociedad y a los medios de información. Fue creada por un grupo de personas e instituciones cuya intención era buscar salidas y alternativas a la necesidad de reformar el estado autonómico español, en línea con las propuestas federales, así como intentar conectar los esfuerzos federalistas de diversas Comunidades para estimular el debate y la búsqueda de tales alternativas ante la difícil situación política que afrontamos y que se ha ido agravando con el paso del tiempo.

Como se expresaba en el manifiesto fundacional de la Asociación por una España Federal”, después de reconocer la intensidad y la profundidad de la descentralización del Estado español, se consideraba necesario poner en marcha un proceso de reforma de nuestra constitución. “cada vez somos más –se decía en el manifiesto-   los que pensamos que las insuficiencias y disfunciones del sistema territorial solo podrán salvarse mediante reformas de nuestro modelo de organización territorial desde una perspectiva federal.” Y, entre otras propuestas, el documento señalaba como las más importantes:

  1. Defender la reforma del modelo territorial en sentido federal, en el marco de la Constitución española y de los Estatutos de Autonomía, poniendo el énfasis en la aclaración del reparto competencial, la mejora de la financiación y la revisión en profundidad de la articulación institucional del Estado Autonómico.
  2. Trabajar por la construcción de una Europa Federal más justa y solidaria, estimulando la generación de propuestas de estrategia y políticas en esa dirección y demandando a los Gobiernos un mayor compromiso con el proyecto europeo.
  3. Desarrollar una labor de difusión y pedagogía en la sociedad española, en torno a los contenidos e implicaciones de la propuesta federal, para deshacer la imagen negativa que interesadamente se ha querido crear.

Distintas asociaciones se fueron constituyendo en diversas Comunidades Autónomas (algunas, hace  algunos años), y en ese contexto, en febrero de 2019 se constituyó la asociación de Madrid que hemos denominado “Madrid Federal”.

¿Por qué una asociación federalista en Madrid?

A nuestro juicio, la apuesta por la reforma y modernización del estado autonómico en un sentido federal implica la presencia de representantes de los diversos territorios en la Asociación española, entre los cuales, ha de contarse también con quienes participan de esta visión y residen en la Comunidad de Madrid.

Madrid, “allá donde se cruzan los caminos” es mucho más que la sede del poder político del Estado. En Madrid vive mucha gente (más de tres millones de personas en la ciudad, más de seis millones y medio en la Comunidad) que ha participado como el resto de los ciudadanos españoles en la construcción del Estado Autonómico, aportando muchos recursos y que juega un papel importante en el funcionamiento y mantenimiento del mismo (a través de los mecanismos financieros y especialmente de los mecanismos de nivelación).

Y entre toda esa gente, muchos pensamos que, en este momento, es preciso apostar por una línea de reformas que permita un reparto territorial del poder más razonable, y que sea capaz de romper la dicotomía actual entre quienes proponen la ruptura del país y quienes defienden la marcha atrás del estado de las autonomías y la recentralización de servicios y prestaciones.

Madrid ha sido, desde hace años, una comunidad de acogida de ciudadanos de todo el país, que vienen a Madrid y se integran en ella. Y, aunque en nuestra comunidad se localiza la sede de las instituciones del Gobierno Central, no puede establecerse una identificación mecanicista de Madrid con España. Si analizamos los sistemas comparados, por ejemplo, España y el Reino Unido comparten características similares como países unitarios asimétricamente descentralizados. Sin embargo, el modelo autonómico español se diferencia del británico en que la región sede del Gobierno Central, tiene su propio autogobierno, algo que no sucede en el caso de Inglaterra, directamente gobernada desde Westminster. Este hecho diferencial justifica también la creación de Madrid Federal.

Por otra parte, una sociedad federalista, como expresa Watts, implica el “reconocimiento explícito de múltiples identidades y lealtades y un sentimiento general de propósitos y objetivos compartidos”. Las asociaciones federalistas de las distintas Comunidades, también la de Madrid, con sus propias señas de identidad, se unen en la Asociación por una España Federal.

España es una sociedad plural, como lo es Madrid. A pesar de la creencia extendida en otras comunidades de que Madrid es cuna del jacobinismo y la defensa del centralismo, en realidad esto no es así. Muchos ciudadanos de Madrid, una comunidad abierta y empática, han mostrado su deseo de participar en la solución de los problemas de nuestro Estado Autonómico a través de la reforma del sistema territorial en clave federal, para mejorar las relaciones entre los territorios, de los cuales, en buena medida, proceden una buena parte de sus habitantes actuales.

Una última reflexión sobre los valores del Federalismo está detrás de la creación y el impulso de Madrid Federal: Los que participamos en esta iniciativa proponemos la recuperación de la cultura del pacto y el consenso, así como de los valores y principios que, en cierta medida, presidieron la Transición Política española y que están en el corazón del federalismo.

Como explicaba Victoria Camps a partir de los valores esenciales de la Revolución Francesa, “si la libertad y la igualdad deben ser garantizadas por el Estado, la fraternidad debiera prosperar a partir de una estructura estatal que fomente la solidaridad, la tolerancia, la lealtad institucional, el buen entendimiento, la cooperación, el plurilingüismo, el reconocimiento y el respeto mutuo.” Y la Federación, basada en el pacto y los acuerdos es, a nuestro juicio, la forma de Estado más próxima a estos valores y a su defensa. Además, como ha señalado Nicolás Sartorius, presidente de la Asociación por una España Federal, una solución de este tipo, que ha de implicar también el fortalecimiento de la democracia, exige poner el énfasis tanto en la cohesión territorial como en la cohesión social, para garantizar mejor los derechos sociales de los ciudadanos y conseguir la adhesión de amplios sectores de la población al proyecto federal.

Somos conscientes, sin embargo, de que la reforma del estado autonómico en clave federal no es una panacea ni la solución de todos los problemas. Los sistemas federales, en todas partes, son “procesos abiertos”, con problemas y dificultades que obligan a la permanente discusión y búsqueda de soluciones. Ello es así, especialmente, en el mundo de intensos cambios en el que vivimos. Pero la defensa de los valores señalados y las mejores experiencias comparadas ofrecen claras posibilidades para afrontar los graves problemas que afectan a nuestra sociedad en la actualidad.